Si la vida fuera un juego,  jugarías para ganar o para pasarlo bien? Obviamente todos queremos ganar y pasarlo bien, pero a veces parece que es más importante el objetivo, el fin, la felicidad y no el camino hacia ello. Eso es lo que más debería importarnos puesto que sin ello nunca nos sentiremos realizados. 

Todo esto es importante ya que el baloncesto puede ayudarnos a ver las cosas con otra perspectiva. Es un deporte que conoce la cultura de los lugares en los que se practica y eso sobre todo se ve en sus canchas. El diseño y la construcción de estos espacios revelan mucho acerca de las comunidades en las que residen y sobre el juego en sí. 

La diversidad cultural de estos lugares, las formas distintas de vivir y entender el mundo y la pasión hacia el juego se abrazan para dar sentido a Beballternative. Eso es lo que pretendemos plasmar en nuestros diseños: un descubrimiento, una experiencia y un lugar que están hechos para ti.

“Inspired by basketbal and culture”

KALEMEGDAN. Serbia

Belgrado es una ciudad especial. Hay poca influencia extranjera sobre todo en cuanto al turismo se refiere y por ello no se ha desvirtuado como otras grandes capitales europeas. La autenticidad que desprende hace que descubramos fácilmente la cultura y carácter del pueblo serbio. 

A la historia bélica de la ciudad se le suman inviernos helados y veranos sofocantes, la gente allí es muy dura, humilde y trabajadora pero también muy competitiva. Lo demuestra su envidiable palmarés deportivo sobre todo a nivel baloncestístico, el deporte rey sin lugar a dudas.  El basket es una forma de vivir, una religión o incluso un amor, y Kalemegdan es su símbolo y el de la ciudad.

Las históricas canchas de Partizan y Estrella roja fueron el origen de los mayores talentos del baloncesto serbio, unas canchas sin iguales que conviven dentro la fortaleza, donde la gente pasea, disfruta y contempla las mejores vistas de la ciudad. Un lugar mágico que recomendamos descubrir y explorar.

BERLINART

La ciudad de Berlín presenta gran parte de sus calles “bombardeadas” de arte urbano. El contraste que todavía a día de hoy se percibe entre las dos Alemanias, históricamente  divididas por el Muro de Berlín, se camuflan ante una gran explosión de pinturas y murales. La calle es literalmente una galería, como la East Side Gallery, la más grande y larga del mundo al aire libre. Nombrada como la ciudad del Diseño por la UNESCO, presenta diseños de ensueño tanto en edificios enormes como hasta en canchas de baloncesto. 

En Kreuzsberg, encontramos un impresionante mural que cubre la fachada de un bloque de pisos de la calle Wilhelmstraée. Se trata de un elefante muy colorido que sostiene con la trompa un globo terráqueo. La pintura del artista berlinés Jadore Tong deja la boca abierta a cualquiera que se asome a esta espectacular fachada, que curiosamente delimita una cancha de basket. Es la combinación perfecta de arte urbano y streetball, el reflejo de la multiculturalidad  y diversidad de Berlín. 

Chocolate Hills. BOHOL

Filipinas es un paraíso para los que amamos las playas, el buceo, el snorkel e incluso el baloncesto! Es increíble la de canchas que te encuentras por cualquier camino. Vayas dónde vayas encuentras canastas construidas con lo que pueden, con lo que tienen los locales de la zona. Da igual el estado, superficie, el terreno , la zona…  sólo importa jugar y divertirse. Y eso lo encuentras tanto en la costa, como en las ciudades.  

Precisamente alejados de las playas y la ciudad, en la Isla de Bohol, visitamos uno de sus atractivos turísticos más importantes, las Chocolate Hills. Es un terreno llano en el que sobresalen unos bombones gigantes de chocolate o almenos así lo parece. El lugar sin duda es mágico pero el camino es aún mejor. Atravesando grandes bosques encontramos un sin fin de canchas entre ellas ésta que os dejamos aquí abajo. Escoltada por perros y gallinas y salvaguardada a sus espaldas por inmensas palmeras, da la sensacion que se pierde entre tanta vegetación. Nunca hemos visto algo igual. 

Pigalle Duperré. PARIS

El barrio de Pigalle, situado a los pies de la colina de Montmartre, es una de las zonas más turísticas de París. Su calle principal, el Boulevard Clichy alberga el famoso Moulin rouge y el barrio está  considerado como la meca del entretenimiento, de la fiesta y de las locas noches parisinas. Un par de calles más abajo en la Rue Duperré se haya una de las canchas más famosas de todo el mundo, Pigalle Duperré. Una cancha entre dos típicos edificios parisinos, que fue fundada alrededor del año 2009 entre el III-Studio y el fundador de la marca de moda Pigalle, Stéphane Ashpool. Ha ido sufriendo modificaciones durante sus años de vida con la estrecha colaboración del famoso diseñador y la firma deportiva Nike. 

Fue en el año 2017 cuando nada más dejar nuestro equipaje en el hotel, nos dirigimos hacia Pigalle. Por aquel entonces los bloques rojos, amarillos y azul habían pasado a ser tonos rosas en el centro mientras que en las paredes predominaban tonos gradientes. Queríamos descubrir con nuestros propios ojos lo que se había escrito y documentado de ese lugar, una cancha de basket convertida en una obra de arte donde se realizan toda clase de presentaciones y lanzamientos publicitarios.  Una vez allí la admiración que sentimos fue total, no es el mejor sitio del mundo para jugar, todo hay que decirlo, pero poder estar entre esas paredes es como ser Alicia en el país de las maravillas. 

El año pasado durante la celebración del Quai54, el torneo de streetball más prestigioso y que es organizado cada año en Paris, tuvimos la oportunidad de hacer entrega al propio Stéphane Ashphool de la Pigalle Tee de @beballternative! Nos contó Darko Peric que le encantó y que si nos forráramos que pensáramos en él…lol

Stéphane Ashpool – Darko Peric

Venice Beach. Los Ángeles. California

Por lo general, la mayoría de la gente que visita Los Ángeles comenta que la ciudad le ha decepcionado. Posiblemente sea porqué ya tenemos una idea preconcebida de lo que vamos a encontrarnos y con unas expectativas demasiado altas. La verdad es que es una ciudad muy grande repartida entre diferentes distritos a veces poco atractivos. Pero a Venice todo el mundo le gusta, es una zona con una historia muy particular en la que sus canales desembocan en una de las playas mas famosas del mundo: Venice Beach. 

Situada frente a un pacífico deslumbrante, el ambiente que se respira da cabida a todo tipo de gentes:  artistas callejeros, personas que viven en la calle, artesanos, hippies, turistas y vecinos. Dando lugar a un pintoresco cóctel.  

Entre los grafitis de la película “Los blancos no la saben meter” y las casetas de los “vigilantes de la playa” destaca por todo lo alto, una de las canchas más sagradas del baloncesto: Veniceball.  Una cancha imprescindible en la que todos nos sentimos identificados y sin duda, digna de vestir.

Ball is life!